Una cartografía astral para 2021

El año comenzó a latir. Lejos de los clásicos pronósticos astrológicos buscamos trazar un mapa astral, poético y feminista para reflexionar sobre lo vital de este momento de transición. Por virginia giacosa.

Dejamos un año donde pudimos palpar el crujir de los cimientos, los cambios profundos pero también la incertidumbre. Marcado por una lucha entre lo viejo que resiste para quedar instalado y lo nuevo que empuja por crecer, el 2020 nos confirmó entre muchas otras cosas la importancia de la relación con les otres, la interdependencia, los vínculos, la necesidad de hacer cuerpo, y al mismo tiempo de cuidarnos y de cuidar. El confinamiento y la distancia física fueron la marca del ciclo que parece terminado. 

¿Qué aprendimos del 2020? ¿Qué fue lo que nos dejó? ¿Qué posibilidades se abren con el porvenir? ¿Qué perspectiva de creación nos ofrecen los feminismos? ¿Qué ideas están en crisis? ¿Cómo dejar de sentirnos separados del paisaje que habitamos y vivir como una parte de él? 

Consultamos a julia cabrolié al frente de Astrología para todes y a jésica fernández bruera de Alma del Universo para acercarnos a esa mirada que nos aportan los astros, como lenguaje del misterio, para pensar este tiempo que se avecina. 

julia cabrolié / Astrología para todes 

En principio es importante hacer un balance del año 2020 y de la triple conjunción júpiter, saturno, plutón y capricornio  que vino a develar un montón de cuestiones referidas a cómo se sostiene la realidad. Plutón es un planeta de transformaciones profundas y opera sacando la luz, aquello que está oculto y reprimido, como una purga o una limpieza junto con Saturno que estructura, muestra los límites y restricciones de lo real. Tenemos un claro ejemplo de un año de crisis, de transmutación fuerte de todas las pautas sociales, culturales, económicas que venían operando de un mismo modo desde hace años. No es algo que podemos recortarlo a 2020 sino que se trata de: capricornio, con sus estructuras perdurables que con el tiempo se rigidizan, y plutón, horadando esas estructuras para demostrar que se encuentran obsoletas. 

La cuarentena y todo lo que sucedió a nivel mundial nos hizo llevar a replanteos profundos acerca de cómo estructuramos nuestro cotidiano. El trabajo y la vorágine a la que nos someten los sistemas capitalistas, ese exprimir a fondo la energía vital y que tiene que ver con la opresión a la que nos sometemos en virtud de sostener un status quo determinado.

En términos individuales o colectivos esta triple conjunción mostró muchísimos aspectos de la vida individual de las personas y de su cotidiano vinculado a estructuras macro sociales. Aunque no creo que estos hallazgos en términos individuales no tengan una repercusión colectiva. De hecho la tienen: el año 2021 nos va a poner cada vez más frente a los ojos la evidencia de esa articulación y entramado de lo micro y lo macro.

Saturno que estaba en capricornio, y júpiter en capricornio que pasó a acuario, que es un signo colectivo y una de sus principales metáforas es la red. Es un espacio donde la energía circula ilimitada y creativa y donde no hay diferencia. Mientras capricornio es piramidal, la imagen de los cimientos que permiten llegar a la cima, en acuario no hay estructura. Hay una red invisible que permite el fluir de la energía de manera incesante. Es espiralado, circular, no hay jerarquías.  

«Este paradigma de resonancia macro y micro es un salto que nos propone otra forma de pensarnos y hasta otras formas de vivir lo psíquico y por lo tanto lo que se termina traduciendo en fenómenos sociales y humanos». 

julia cabrolié

Tendemos a tener una mirada separatista e individualista, donde el yo es diferente al otro, el yo somete al otro y también a lo otro. Cuando digo que se trata de un salto que permea lo psíquico y lo social, quiero decir que lo percibirnos en términos de red y de entramado. Eso nos implica un vínculo con el otro, lo otro que no excluye, sino que entiende que somos parte de eso otro. 

Para traducirlo en términos más concretos significa un vínculo con la naturaleza, los ecosistemas, con los ambientes. Temas que van a estar cada vez más en la agenda, porque júpiter y saturno son grandes planetas de lo social, tanto de las normas como de los principios que nos rigen en el comportamiento y en los sistemas de conocimiento.

Y acuario al estar regido por urano, y urano al estar en tauro, están vinculados al cuerpo y los recursos. Ahí se va a estar articulando este juego de expansión y de contracción, de búsquedas y de resistencias a este salto paradigmático y esas resistencias, esas expansiones se van a jugar en el campo de esta referencia.

La legalización del aborto, por ejemplo, implica que aparecen reacciones de resistencia a los cambios, al impulso de los colectivos que amplían libertades. Pero al mismo tiempo referidos al cuerpo, a la bioética y la biopolítica, vinculados a las políticas de salud y productivas. En esa arena taurina es que se van a seguir dando estas resistencias, ampliaciones de libertades que no son individuales sino para el conjunto de seres humanos. 

Más información, en el fanzine oracular astropoético

jésica fernández bruera / Alma del Universo

Avanzamos como humanidad y me niego a pensar que no aprendimos absolutamente nada. Se han puesto debates sobre la mesa que no son nuevos bajo ningún punto de vista pero que han llevado la atención y el diálogo y nos han hecho tener que ponerlo en las redes sociales. Cuestiones vinculadas al ambiente, la crisis climática, el espacio de los cuerpos.

Astrológicamente el 2020 estuvo marcado por la conjunción saturno, plutón y capricornio en enero. Los eclipses en el eje cáncer, capricornio, géminis y sagitario  y las sucesivas conjunciones de júpiter, capricornio y la última que no se daba desde 1226 en acuario y que tardará unos próximos 20 años inicia en la astrología un ciclo de conjunciones de elementos de aire.

«Los cambios del año 2020 no se terminan el 1 de enero de 2021, esto es el principio como dije el año pasado».

jésica fernández bruera

No se si nuestra generación verá lo que esto va a implicar, porque es algo que no termina, es la puerta que se acaba de abrir. Porque por estas dinámicas cáncer y capricornio lo que se está transformando tiene que ver con las leyes, las formas y las estructuras. Tiene que ver con lo horizontal, con la tecnología y la ciencia. Y también el vínculo, la forma que el vínculo con el pensamiento mágico tiene saturno y júpiter en acuario que se dio en casa 4 de argentina que es el territorio, el terreno, el campo. Por eso vuelvo sobre la idea de medioambiente, el territorio como los humedales, el agua, los glaciares.  Todo el mundo va a tener que empezar a reconsiderar su rol con respecto al ambiente. 

Este es un aspecto olvidado pero íntimamente ligado a la lucha feminista, las quemas del humedal no es diferente a lograr una ley para un aborto seguro. Las perspectivas que se abren para los feminismos tienen que ver con una coherencia con el concepto territorio / tierra. Significa que los espacios horizontales y la conciencia cada vez mayor puedan equilibrar la falta de lo que la verticalidad no nos puede dar.

En 2021 – 2022 se viene algo muy potente de lo que pasa con esta área donde no hay legislación ni intervención y es la que representa lo que tiene que ver con la tecnología y con las redes sociales que están adquiriendo cada vez más poder. Esto también lo enlazo a los feminismos. Porque si nuestra conciencia es patriarcal nuestras redes sociales operan desde un lugar patriarcal y estamos inmersos en una dinámica donde una sola empresa tiene el 70% del mercado lo que también funciona de un modo patriarcal. 

En un contexto donde china y estados unidos están escalando en una guerra tecnológica y se prevé que china supere en poder a estados unidos surge la pregunta por cómo podemos seguir naturalizando que accedan a nuestros datos biométricos, privados, de gustos, a nuestras charlas y audios, ya sea con un fin de seguridad como con el de vendernos más y mejores cosas.

Entonces: ¿Cómo desde los feminismos vamos a interactuar con las nuevas y viejas tecnologías? Estamos en este borde donde la centralización de los gobiernos ya no existe y algo como internet (que nació en el ámbito militar en 1980 y con la pandemia y la cuarentena cobró un rol sumamente importante) se convierte en algo cada vez más potente. Pensar qué respuestas vamos a dar para que las redes y las tecnologías sean más libres, más horizontales y menos hidras del poder será nuestro desafío. 

Texto: @virgiacosa Ilustración: @itziar_barrios

virginia giacosa
+ posts
itziar barrios
+ posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *