Ilustrar en el mundo árabe

Con retratos de la vida cotidiana y de las luchas sociales realizados por mujeres de la región. Comenzamos a hacer puente con Zaura, un espacio periodístico, newsletter y podcast desde Oriente Medio y el norte de África. Por andrea lópez tomás

«Toda creación nace de cierto desencaje con el mundo», reconocía la escritora laura fernández hace unos días al recoger el Premio ‘El Ojo Crítico’ de Narrativa. Crear parte de una ausencia, de algo que aún no existe pero que nos remueve por dentro y que debemos sacar de alguna forma. Estas mujeres se ayudan de un papel, un lápiz o una tableta electrónica para comunicar al mundo todo aquello que las hace vibrar. Ya sea el reflejo mismo de la vida de sus abuelas o un cartel exigiendo justicia para las asesinadas, su arte nos cuenta este rincón del mundo.

Cada vez más son las jóvenes ilustradoras que, gracias a las redes sociales, pueden catapultar su mensaje a un público global. La mayoría de ellas parten de su experiencia personal en sus ciudades de origen, como pueden ser Beirut, El Cairo o Damasco, y crean a partir de ella. Por eso, su arte es novedoso. Hasta ahora, el mundo de la creación estaba copado por hombres en todas sus disciplinas. Poder acceder a la visión que estas jóvenes dibujan implica cruzar el umbral hacia una nueva narrativa. 

«A través de mi trabajo, retrato las diversas figuras femeninas de la región, utilizo paletas de colores vibrantes y elementos exagerados para transmitir la fuerza y las emociones intensas, y contar una historia», explica la artista y comunicadora visual saudí, Ethar Balkhair. Desde la ciudad de Yeda, a orillas del Mar Rojo, dibuja para expresarse, como hacía durante su infancia. Desbordantes de la naturaleza, su pincel se mueve por sus creaciones gracias a su «pasión por la belleza sutil y el empoderamiento de la mujer».

Sus ilustraciones incluyen a mujeres de todas las generaciones que sujetando sus tazas de té, se encuentran e intercambian conocimientos. En definitiva, se cuentan historias. Amparadas por la noche y sus estrellas, celebran la cultura, la diversidad, la imaginación y las emociones propiciadas por estos encuentros. Balkhair reivindica la importancia de las ancestras y el patrimonio que nos transmiten. Por ello, explora con estampados textiles. En su Instagram y en su página web, podéis encontrar parte de su obra. 

Y de las coloridas ilustraciones de Balkhair al blanco y negro de los paisajes del Cairo de la mano de Nora Zeid. Esta ilustradora egipcia y artista visual independiente con sede en Dubái «busca generar conversaciones al mismo tiempo que incluye al público en general». Inspirada por el cine, la arquitectura y la historia, su obra es un homenaje a su ciudad natal. La bulliciosa capital egipcia reposa en sus creaciones a través de los pequeños detalles que componen este caos. 

«Caminar en una calle concurrida de El Cairo es tener cada centímetro de la ciudad demandando su atención constante e indivisa», así describe Zeid su serie ‘Cairo ilustrado’. «El uso del blanco y negro simplifica y reduce, mientras que los detalles mantienen las complejidades del momento», añade. La presencia de las mujeres es clave en su obra. En ella, intercala su experiencia como mujer joven que vive su ciudad desde la nostalgia de la distancia con el recuerdo minucioso de la arquitectura que define a Cairo. Podéis observarlo en su Instagram y en su página web.

También lejos de su cuna, crea la ilustradora y diseñadora siria Rama Duwaji. Desde Nueva York, usa «el arte visual como una herramienta para examinar temas de hermandad y expresión auténtica dentro de las comunidades». Duwaji es originaria de Damasco. Tal vez ha sido la historia de su país lo que la ha llevado a crear ilustraciones que «critican las normas sociales actuales y destacan los roles que juegan las prácticas comunitarias en la salud mental y el bienestar de una persona».

Su experiencia como mujer se ve reflejada en su arte con intención claramente revolucionaria. «Creo imágenes de mujeres de color en espacios de curación como una forma de cambiar la narrativa y visualizar un futuro sin sistemas opresivos y las presiones para ajustarse a los estándares occidentales de belleza», explica en su página web. Sus imágenes, aunque vacías de color, cuentan historias de fortaleza y sororidad, como podéis comprobar en su Instagram.

La libanesa Nouri Flayhan, en cambio, recupera el color para celebrar el legado de sus ancestras y también de sus contemporáneas. Toda la vida de Flayhan parece una obra de arte. Esta «chica de la montaña levantina» no solo se describe como ilustradora, sino también como «contadora de historias». Y sus ilustraciones están plagadas de referencias a estas montañas libanesas, con decenas de detalles relativos a la naturaleza, la comida y la cultura de este remanso de paz. 

«Todas somos diferentes, acarreamos las características de nuestras antepasadas; nosotras llevamos sus historias y escribimos la nuestra propia», rezaba su ilustración para la campaña de Gucci del 2018. «Nos dijeron que abrazáramos nuestras raíces, que fuésemos nosotras mismas y que seamos luz», añade bajo el retrato de un puñado de mujeres diversas. A través de sus publicaciones en Instagram, también somos capaces de ver cómo es amar a la lírica patria desde el exilio emiratí.

Desde distintos rincones del planeta, estas mujeres reivindican sus orígenes y los usan para proyectarse hacia un futuro. Para acompañar a todas aquellas que, al igual que las ilustradoras, viven y sueñan ciudades que no están hechas para ellas. El componente reivindicativo es común en todas estas artistas, aunque cada una mantiene su estilo propio. Sus ilustraciones en defensa de la causa palestina o por el día internacional de la mujer trabajadora son ampliamente compartidas. Su manera de ver el mundo, aunque desencajada, es la semilla para que la sororidad florezca y ocurra el cambio. 

Texto: @andrealopeztomas & Zaura

Este newsletter sale cada dos domingos, es parte de la tercera newsletter de Zaura que empezamos a acompañar y «es otro ladrillo más en este puente que nos permite unir el periodismo y el arte de la mano».

andrea lopez tomás
+ posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *