Algo más que cambiar idiomas

TEIFEM argentina. Cuestionar las estructuras establecidas, para visibilizar y revalorizar el papel de la traducción desde lo colectivo y con lenguaje inclusivo.  Por lucía fernández cívico y caminito ediciones.

Desde el momento en que encendemos la computadora/el ordenador, o el teléfono móvil, cada texto, cada botón tiene -en la mayoría de los casos- una traducción. Estamos acostumbradxs a mirar producciones audiovisuales subtituladas, o dobladas, y es también gracias a la traducción que la literatura nacional se vuelve universal.

En argentina, en mayo de 2018, en el marco de la discusión del proyecto de legalización del aborto en el Congreso de la Nación, un grupo de traductoras e intérpretes se agruparon con el objetivo de presentar una carta abierta como colectivo profesional, en apoyo al proyecto, ante la Cámara Baja.  El resultado: en tres horas reunieron unas 170 firmas, en dos semanas  fueron 400 integrantes  y hoy son más de 1300.

Lo que comenzó con algo tan concreto y específico, se amplificó rápidamente no sólo en cantidad de participantes, sino también en una propuesta orgánica de trabajo colectivo solidario y respetuoso que lleva el nombre de TEIFEM: Traductoras e Intérpretes Feministas de la Argentina.

Si bien existen asociaciones de traductrxs de todo tipo, TEIFEM tiene su impronta particular “de lucha plurilingüe contra el patriarcado”, propiciando un espacio seguro y un lugar de pertenencia, que nuclea una inmensa diversidad de identidades (sexuales, de género, sociales, corporales, políticas y culturales). En este sentido mariana rial, miembrx de TEIFEM en buenos aires, cuenta:

Facebook está lleno de grupos dedicados a la traducción pero muchas veces hay una actitud donde a la gente más nueva le da miedo hacer preguntas porque  sentís que te juzgan o que te atacan. Entonces aprovechando que TEIFEM ya se había generado algo donde mucha gente expresaba sentirse cómoda, empezó a surgir la idea de charlar de los temas de la profesión cómodamente. De hecho esas reuniones no se graban, se dan siempre en plan horizontal, hablando cada unx desde su experiencia”.

mariana rial

La labor de TEIFEM está relacionada con posicionarse desde un lugar que no tiene que ver exclusivamente con el uso del lenguaje no binario o no sexista, además de alejarse de la idea de que la traducción es solitaria: “cuando surgió TEIFEM nos dimos cuenta de la cantidad de cosas que tenemos en común aun cuando no trabajamos en las mismas ramas”, dice flor aguilar integrante de TEIFEM.

En el primer encuentro de TEIFEM (realizado el 11 de agosto de 2018 en la Biblioteca Nacional de buenos aires, bajo el título: “Práctica profesional y lenguaje inclusivo”) principalmente se abordaron cuestiones vinculadas a la profesión en general, buscando “ampliar un poco la mirada de la pantalla donde estás traduciendo, pensar el universo de la labor”, explica mariana rial. Se  apunta a trabajar con una perspectiva de género teniendo en cuenta el lugar y el rol que tiene, y  ha tenido, la traducción como profesión feminizada. flor aguilar, aclara que si bien aún no tienen estadísticas, “me atrevo a decir que hay al menos un 75% de mujeres y otras identidades que trabajan en traducción y cuando somos el porcentaje mayor, la visibilidad o el prestigio en cursos, conferencias, congresos la tienen los varones cis”. 

Las múltiples disputas por los espacios y la visibilidad se dan en una suma de ámbitos. En el sector editorial por ejemplo, en nuestro país existe una iniciativa de la Asociación Argentina de Traductores e Intérpretes  llamada “En la tapa una campaña que surgió en el 2016 para revalorizar el papel de la traducción editorial invitando a adoptar como política el hecho de “consignar el nombre del/la traductora en la tapa junto al/a la del/a autor/a de la obra original”.

Por otra parte existe un proyecto internacional llamado “Women in Translation que estableció al mes de agosto como, el “Mes de la Mujer en la Traducción”. Desde TEIFEM celebran este tipo de acciones, que -entre otras cosas- dan visibilidad al sector, porque, como dice flor aguilar: “Sino no estamos, no nos ven”.

En cuanto al uso del lenguaje no binario, mariana rial explica que hay idiomas -como el inglés- en el que  no es demasiado marcado el tema del género y a la hora de traducir, esto  presenta ciertos desafíos: 

Si querés hacer lo mismo en un idioma super marcado como el castellano, no es fácil. Cuando además trabajás con software y tenés que traducir un botoncito con un espacio muy pequeño, no podés poner la misma oración en una versión larguísima sino que tenés que buscar alternativas. Esa cuestión pasa un montón, sin necesariamente buscar algo revolucionario y escribir todo con ´elle´, no: simplemente queriendo reproducir el estilo de un idioma que no marca género, te encontrás con una pila de dificultades”.

mariana rial

La profesión se ve atravesada por el lugar que ocupa, como manifiestan desde TEIFEM: “la coyuntura y las realidades sociopolíticas y culturales nos determinan y nos presentan batallas que tienen sus propias características” y teniendo en cuenta que la iniciativa nació vinculada a políticas específicas de Argentina,  la propuesta de TEIFEM es acompañar la formación de espacios como este en otras partes del mundo, contemplando las características de cada región particular.

Si bien la principal actividad de TEIFEM se centra en buenos aires, actualmente cuenta con sedes en córdoba y rosario, y las puertas están abiertas para seguir cuestionando las estructuras establecidas, desde un espacio de crecimiento y solidaridad profesional. (*)

Para más información:

E-mail: tradeintfeministas@gmail.com

Facebook (donde tienen que responder las tres preguntas obligatorias para poder entrar): https://www.facebook.com/groups/TEIFEM.Argentina

Twitter: @teifem_arg

Instagram: @teifem.argentina   

Texto: @luciafernandezcivico Ilustración: @caminitoediciones

lucia fernández cívico
+ posts
caminito ediciones
+ posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *