Nota «Porno ético»

Porno ético y feminista

Otrxs narrativas por favor

El cineX, indie de adultxs está creciendo y femiñetas se mete en la productora de Lust films, que lleva más de 15 años en españa y financia películas para directorxs de todo el mundo. También la directora sally fenaux cuenta cómo hacer porno feminista y decolonial.

El placer de generar otras narrativas audiovisuales está en su mejor momento y contar historias para erika lust es desde hace más de 10 años una forma de transformar aquella industria millonaria, que a las identidades feminizadas dejaba bastante en outside. Su mirada está en las antípodas del porno mainstream, aunque para muchxs criticxs aún debe generar mayor diversidad en la forma de narrar y en lxs cuerpos, fue plena atracción en medio de la “Berlinale”, el gran festival cine en alemania, donde la directora, guionista y productora estrenó seis cortometrajes fuera de concurso con mas de 500 personas. erika lust en cada entrevista habla sobre el placer y dice que es casi lo único que compartimos en toda la humanidad. Pero las mujeres no hemos participado en esas narrativas, que siguen moviendo millones. Por eso, el porno mainstream es un discurso político, es parte de la educación sexual de la mayoría de quienes consumen. Allí, el sexo se toma simbólicamente como algo sucio, machista, de dominación heteronormativa, blanca y “falocéntrica”, donde se destacan todos los tabúes (desde la niña virgen hasta el incesto) y donde se genera explotación a los trabajadores, entre tantas otras cosas: la cultura de la violación.

erika lust nació en suecia, estudió ciencias políticas y derechos humanos, vive en barcelona desde hace 20 años. Ya produjo más de 300 títulos y fue directora en gran porcentaje de cine para adultos con perspectiva feminista y para todxs.

“Lxs perforemers firman contratos, estipulan las escenas que acuerdan antes, y se realizan test de enfermedades de transmisión sexual (TES), se centran en el placer femenino y en el orgasmo”, dice ella en cada entrevista y remarca la social media de la productora, lucia foos. Los roles de género cambian, hay juego. También hay risas. Hay cuerpos diferentes. Hay una orgía en un campo, y en la previa, una charla de lxs performers que cuentan lo que cada uno desea y los roles en los que quiere jugar. Todo se ve ahí. Hay tetas grandes, más chicas o caídas. Cicatrices, tatuajes, estrías. Pieles en cá- mara lenta que respiran en cada poro HD full.

En el cine de erika lust las personas cogen o follan y se la pasan bien. En la filmación participan sólo ella y la res- ponsable de cámara con lxs performers. foos resalta que en el porno feminista en general, las jerarquías reiterati- vas de toda la historia se rompen para siempre y no son impuestas. “Hay un sexo más orgánico, más real, variado, más abierto y más libre”. Quizás por eso el consumo en- tre mujeres de todas las orientaciones sexuales y edades haya aumentado en forma creciente en los últimos años. No hay demasiados datos, aunque sí mayor identificación y también la necesidad de seguir encontrando el placer. La revolución desde el goce, dicen muchas corrientes femi- nistas: La masturbación y la experiencia con los cuerpos. Las luces se encienden en el Babylon de Berlin y la peña aplaude a rabiar. Aparece la directora de porno feminista que ya llena cines y sonríe: Erika Lust saluda a las directoras, actrices y actores, a sus fans que quieren que les firme libros y el subidón berlinés hace que la mayoría vaya por cervezas, algunos tragos o música en directo en algún sitio techno.

“Lxs performers firman contratos, estipulan las escenas que acuerdan antes, y se realizan test de enfermedades de transmisión sexual (TES), se centran en el placer femenino y en el orgasmo”.  érica lust

sally fenoux es directora de cine x o de adultxs y relata su experiencia de trabajo además de preguntarse qué podría suceder hacernos sentir una buena película con sexo explícito. Acción!!!

Hacía aproximadamente dos años que vivía en amsterdam cuando por fin lo entendí. Tenía como un peso, un frío que se me había estado metiendo en el cuerpo, muy despacio, de fuera hacia dentro. No era un sentimiento intenso ni pasional, creo que por eso era más difícil ponerle título, darle sentido o entenderlo.

Un día estaba en una terrible primera cita tinder con un hombre obsesionado con escribir sobre sexo, hablar de sexo, grabar sexo de una forma muy fría, muy distante, muy mental. Y fué la mala sensación que me dejó el encuentro lo que provocó que cuando caminaba de regreso a casa sola, mi cerebro creara una imagen: Una mujer semidesnuda, como abandonada en una pequeña plataforma flotante en medio de un río, recién follada, sin haber conseguido satisfacción ninguna. Esta imagen me dió la clave de lo que me pasaba, de lo que era ese peso que sentía: Era privación táctil. Falta de tacto.

Aquella plataforma flotante estaba justo delante de la productora audiovisual dónde trabajaba, sobre el canal IJ de la capital holandesa. Me había llamado la atención desde el primer día que la ví. Y así funciona mi cerebro creativo: Recolecto imágenes sin fin, y un día, sin previo aviso, se conectan todas y cobran sentido. De esa primera imagen de la mujer semidesnuda surgieron otras conectadas y empecé una investigación sobre los efectos de la falta de tacto a nivel biológico para las personas (entendido como tacto cariñoso, dirigido e intencionado). Páginas y páginas de datos, estudios, teorías aparecieron, todas fortaleciendo lo que ya sentía: podemos morir de falta tacto y es la forma de rechazo más dolorosa que existe. Se va registrando en nuestro subconsciente y poco a poco merma nuestra autoestima. Pero más importante aún: El tacto cariñoso es requisito indispensable para poder sentir empatía por otras personas. Y a nivel sociedad, no nos puede sorprender que las sociedades que menos se tocan, que menos tacto consideran aceptable culturalmente, son aquellas que más fácilmente se distancian del dolor de otros (refugiados, pobres, inmigrantes, víctimas, etc) y viven “cómodamente” en sus propias burbujas de realidad individualista.

De todo esto surgió Skinhearts , mi primer corto de ciencia ficción escrito y dirigido por mi. Con la premisa de cómo sería un mundo en el que el tacto piel con piel está prohibido entre los ciudadanos de un país europeo del futuro, y aquellos que quieren rebelarse contra tal ley, buscan incesantemente lo que consideran el extremo opuesto, la forma de tacto más profunda: El sexo. Pero el sexo, mecánico, sin entrega, sin emoción, no puede cubrir la falta de tacto, de cariño y aprobación física que necesitamos como seres humanos para sobrevivir, y nos deja, si cabe, más vacías. Sudorosas, penetradas, tocadas pero vacías. Así la frase que cierra el corto dice:

“El único acceso al corazón, es a través de la piel.” sally fenaux

Skinhearts es un corto raro, bello, mi mejor trabajo hasta el momento en el que escribo estas palabras. Y fué el corto que me abrió las puertas a trabajar para erika lust y su VOD del porno xconfessions.com. Nunca me había planteado hacer porno,ni erótica,ni nada parecido. Pero cuanto más lo pensaba, más sentido tenía. Mi interés por un abanico más amplio de sexualidades, por el tacto, lo humano, la piel, las emociones vinculadas, sus efectos más profundos, mi pasión por los cuerpos, mi afición al nudismo…
También fue crucial para mi la parte reivindicativa de este trabajo: crear contenido de forma ética, respetuosa y sostenible, y participar de alguna forma en sacar el trabajo sexual y el sexo de su status actual de taboo. Liberarlo de la hipocresía machista rampante, de los estereotipos dañinos, de su constante abuso a la mujer y de su supremacía blanca, heterosexual y falocéntrica. Poner mi humilde granito de arena en devolver al sexo y al placer femenino su lugar en el Olimpo.

Dicho esto, la razón principal por la que empecé y sigo queriendo crear más cine con contenido sexual, es la parte cinemática tan poco explorada en este género, y menos aún desde un punto de vista femenino. Como apasionada y entregada en cuerpo y alma al mundo del cine que soy, pienso: Si hay películas que pueden conmovernos tanto, enfadarnos, asustarnos, hacernos llorar, hacernos reír, hacernos sentir mejor con nosotras mismas, animarnos a pasar a la acción, cambiarnos…. ¿Qué podría llegar a hacernos sentir una buena película con sexo explícito? Tal y como se usaría el drama o el terror para tener un efecto sobre su público. ¿Qué nos podría llegar a hacer sentir, descubrir y pensar?¿Qué puertas y descubrimientos hacia nuestra propia humanidad y espiritualidad sexual nos puede abrir?

Creo que el sexo es un arte y el porno mainstream no lo quiere entender. Queda mucho por hacer.

X Confessions


texto: @florcoll @nowhersally ilustración: @alinacalzadilla

flor coll
+ posts
alinacalzadilla