La astrología como dispositivo de la palabra

Por qué re-emerge en este tiempo ¿Es una reacción ante la imposición de la racionalidad? ¿Es una forma de reivindicar el conocimiento no científico?

Por alma del universo.

¿A qué se dedica la astrología, ese poeta de las estrellas que parece hoy ordenarnos la vida desde cualquier página web? Se suele creer que la utilidad de la astrología reside en poder predecir eventos en la vida de las personas. Sería así una especie de vaticinio contínuo, que a fuerza de  volverse objeto de consumo, hizo de instagram, facebook y spotify el mismísimo oráculo de Delfos pero disuelto en lo inmediato y lo urgente. Parece así, por un lado, una confirmación de la ausencia del libre albedrío, algo que el psicoanálisis, lxs antropologxs y lxs sociologxs ya nos venían advirtiendo, y  por otro de que la inmediatez de lo posmoderno anuló la capacidad de la paciencia hasta para la llegada del propio futuro al punto de que pareciera habilitar que si, este destino no me parece lo suficientemente útil o bello, puedo prescindir de el antes de que se desarrolle.

Sin embargo en este tiempo de sol, nodos y venus retrógrado en géminis y como nobleza obliga, me gustaría ofrecer otra versión de la astrología que no solo es más importante sino también más necesaria y quizás hasta feminista: la del nombrar; la astrología debe ser entendida como un dispositivo para nombrar.

Por eso en el encuentro con  la carta astral la predicción queda en un segundo plano cuando nos encontramos con la urgencia de que algo exista en la palabra, porque es este acto no solo el que ofrece una alternativa a la única que veíamos (géminis: lo que no se nombra no se conoce) sino porque además valida lo que somos y pensamos. Y para quienes han tenido que vivir toda su vida en la sombra del silencio que crea la categoría de la locura o de lo invisible ser nombrades es un acto subversivo y de reparación.

Tenemos que preguntarnos por qué la astrología re – emerge en este tiempo ¿Es una reacción ante la imposición de la racionalidad? ¿Es una forma de reivindicar el conocimiento no científico? ¿Es una manera de complementar lo que el psicoanálisis propuso? Quizás tenemos que quedarnos con que es un tiempo de necesidad absoluta para quienes ya no pueden permanecer en silencio. Para ellxs, una consulta astrológica puede vehiculizar esa dinámica geminiana del discurso que ordena lo que estaba en un caos silencioso.

Nombrar no es menor, nombrar es el primer acto de libertad. Y la astrología, aunque hoy oráculo de fast food, debe siempre comportarse como un dispositivo para la palabra que revienta la negrura y hace todo visible.


texto: @almadeluniverso ilustración/collage: @chobracamonte

Web | + posts