Diario de confinamiento

Por laura fraile vicente*

barcelona, 15 de junio de 2020. Segundo día de encierro.

Entre el “¿Por qué no te vienes a casa?” y el “¡¡¡A casa!!!” de los mensajes que me envía mi madre a lo largo de la tarde percibo un estado de emergencia familiar ascendente que busca una respuesta que aún no puedo dar.

Me propongo hacer una gynkhana en casa para escapar de mi condición de estatua humana. Posibles pruebas: salto de mariano (el gato), voltereta, cuatro flexiones contra la pared y salto de longitud usando la escoba como pértiga.