La escritura es la vida que sigue

Siguiente vitalidad se llama uno de los libros de natalia litvinova, una de mis poetas favoritas. Se me ocurrió luego de leer este y algunos de sus otros libros, que la escritura es la vida que sigue en el sentido de que la escritura es una invitación a la vida, y por lo tanto es una salida de lo mortífero. Por manuela mantica e ilustrada por carolina monterrubio.

Ser hablantes, estar inmersos en el mundo del lenguaje, estar sujetados al lenguaje implica nada más y nada menos que hablamos como vivimos. german garcía decía no se puede vivir bien si se habla mal. 

La experiencia de la escritura es una experiencia de extranjeritud. Quien escribe se comporta a la manera de quien sueña, dominado por una extrañeza, que le pertenece y al mismo tiempo no. El autor es un efecto y está enterado de ello, por lo tanto, allí hay un saber hacer con el lenguaje. Saber del que el neurótico carece. Vamos a conversar con un psicoanalista porque padecemos el lenguaje, porque nos olvidamos de que somos hablados, porque padecemos la creencia de no saber hablar de lo importante. ¿Qué significa que el autor es un efecto? Que viene con la experiencia de la escritura, que no está antes. 

La experiencia de la escritura es una experiencia que dista del yo. El efecto autor es un efecto de interpretación, es decir, una lectura. Así, toda experiencia de escritura es una experiencia de lectura. Pero, ¿quién o qué lee? Lo inconsciente. Y cuando en psicoanálisis decimos lo inconsciente decimos una interrupción en el discurso consciente. Lo inconsciente se nos presenta siempre a la manera de un cuerpo extraño, de tal manera que podemos nombrar lo inconsciente como un tiempo que siempre está por venir, no está antes, ni después. Lo inconsciente es una potencia que actualiza y que da forma. Por eso todo lo que conocemos del inconsciente es a partir de sus formaciones: sueños, lapsus, recuerdos encubridores, olvido de nombres propios; fenómenos que freud agrupa bajo el nombre de psicopatología de la vida cotidiana. ¿Qué vienen a recordarnos estos fenómenos? Lo importante.

¿Y qué es lo importante?

La vida.

La vida es difícil de soportar dice freud (1927) y agrego que lo que es fácil es la muerte.  Pero cuando digo muerte, no digo muerte biológica, me refiero a la muerte del deseo.  La escritura empieza en donde empieza la vida, en el sentido de que escribir es avanzar hacia una nueva relación con el lenguaje, y por lo tanto con el deseo. Se preguntarán ustedes a qué nos referimos en psicoanálisis cuando decimos nueva relación con el lenguaje. Nos referimos a que vivimos bajo la ilusión de que las palabras nombran las cosas porque creemos que las cosas contienen en sí mismas una esencia que las define. Pero no, al lenguaje le falta, no alcanza, no hay nada que destine un nombre a una cosa, y lo que le da valor a una palabra es su relación de oposición con otra palabra, es decir, ninguna palabra es idéntica a sí misma y mucho menos a la cosa que nombra.

La experiencia de la escritura es un chiste al lenguaje, es un hacer con lo que al lenguaje le falta en tanto no alcanza, no puede nombrarlo todo.  

La invitación del psicoanálisis es a poner escritura donde hay ilusión de identidad. 

Bibliografía:

litvinova, natalia (2018) Siguiente Vitalidad. buenos aires: audisea.
freud, sigmund (1900-1901/1997) Psicopatología de la vida cotidiana en Obras Completas, Vol. VI, trad. luis lópez ballesteros y de torres. buenos aires: losada.
(1927/1997). El porvenir de una ilusión en Obras Completas, Vol. XXII, trad. luis López ballesteros y de torres. buenos aires: losada.

Texto: @manumantica Ilustración: @la_caroleta

manu mántica
+ posts
carolina monterrubio
+ posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *